ABRILLANTADAS

Me cae mal la gente que aprovecha las épocas festivas del fin de año, para decir en voz alta y dejar en evidencia, cada vez que se le presenta una oportunidad, que no le gustan las frutas abrillantadas.

Pero también me caen mal los panaderos y empresarios de la panificación que bajo el dominio de no se qué tradición siguen desoyendo la voluntad popular y llenan sus estanterías de pan dulce y budines rellenos con fruta abrillantada, cuando está claro que no le gustan a nadie.

Me caen mal los tíos gordos que se disfrazan de Papá Noel y en medio del espectáculo familiar no resisten la tentación de tomarse un trago de sidra o mandarse un pedazo de turrón, generando un claro ruido en la fantasía de los pequeños creyentes.

Pero también me caen mal todos los demás miembros de la familia que, flacos o no, se rehúsan a disfrazarse y alimentar las ilusiones infantiles, esgrimiendo argumentos tan terrenales como pelotudos.

Me caen mal los verduleros que no te parten el ananá al medio cuando claramente la cáscara pone en duda el estado de la pulpa, y te obligan a llevártelo así como está, entero, con la vil excusa de que una vez partido, si la fruta está fulera no hay cómo venderla.

Pero también me caen mal los que habiendo tenido (o no) experiencias traumáticas con la pelada del ananá natural, le ponen a la ensalada de frutas los que vienen en latas, que sea cual sea la marca, son absolutamente todos un festival de colorantes y químicos.

Me caen mal los amigos o familiares lejanos que habiendo quedado colgados el 24 a la noche vienen a pasar la Nochebuena con tu familia y no sólo no traen ni vino, ni postre, ni regalo para el arbolito, sino que una y media se van medio borrachos y sin preguntar cuanto costó la fiesta.

Pero también me caen mal los miembros de la familia que no avisan que van a venir con invitados, y exigen buena cara, buen ánimo, buena acogida para el forastero, bajo presión de armar un flor de quilombo contando alguna cosa medio oscura de uno, que otro no sabe.

Me caen mal los profesionales de la salud de cualquier especialidad que después del 20 de diciembre ya te dan turno a partir del 5 de enero, con un índice de impunidad tan elevado, que los males que aquejan al cuerpo se revelan.

Pero también me caen todos los que se dejan estar hasta último momento, y creen que porque un pico de estrés les revienta una arteria, tienen derechos a ser atendidos en plena nochebuena, sin mediar el respeto a los trabajadores.

Me caen mal los que llegado el momento del brindis y la presentación de las cosas dulces, te comen solamente turrón, y no le dan ni una chance al mantecol, las garrapiñadas o el maní con chocolate.

Pero también me caen mal los que quieren deslumbrar con un toque de exotismo ridículo, y ponen higos secos, damascos semi podridos, almendras bañadas en chocolate amargo, y no se que oro montón de cosas que el mundo desconoce y/o no puede comprar.

Me caen mal todos los desconocidos de siempre que en las vísperas de las fiestas acompañan cualquier interacción cotidiana con un cálido felicidades, generando más incomodidad que otra cosa, porque claramente uno no está preparado para responder a semejante enunciación formulada por, por ejemplo, la panadera.

Pero también me caen mal los que no dicen nada y hacen como si los días festivos fueran uno más, e incluso, jactándose de ello aprovechan para decir hasta último momento que no saben ni dónde, ni con quién, la van a pasar.

Todos estos me caen mal.

Ahora les pido que me disculpen, pero no puedo seguir porque se me llenó el tanque de frutas abrillantadas, y vamos a tener que ir con la tía Ofelia hasta el otro lado del terraplén, para ver si los conejos se amansan y amaina la lluvia de cuervos.

Anuncios

3 pensamientos en “ABRILLANTADAS”

  1. Jeje la verdad es que me ha gustado esta rabia contra la hipocresía navideña que a la vez es un canto a lo mejor de la Navidad.
    PD: No tengo ni idea de qué son frutas abrillantadas, me imagino que es fruta seca muy dulce, no creo que sea que le sacais brillo a las frutas.

    1. jeje, gracias por seguir leyendo mi blog. las frutas abrillantadas son frutas secas, dulces, de colores raros… ahora que lo pienso no se como escribirlo. cuando escribía esto te juro que pensé en vos, o en un lector internacional… ya me han contado que eres de españa. y pensé: ¿exisitrán las frutas abrillantadas en la hermosa madrid?

      1. En España se llaman frutas confitadas o escarchadas. Se usan para hacer dulces y sobretoto el turrón mezclandolas con el mazapán (es una pasta hecha de almendras y miel) y tambien para hacer el roscon de reyes típico para comer mañana
        Yo soy de Tarragona (Catalunya) y las usamos mucho para hacer cocas que son como tartas planas rellenas o no y decoradas con frutas “brillantes.
        Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s