VERANOS III

Andrea quiere crecer. Mira y se derrite mirando el partido de fútbol que un grupo de pibes del barrio juega en el potrero de la esquina. Esta sentada en un pequeño banco de madera que su padre le fabricó en las vacaciones, y desoyendo los consejos de los más grandes, se ha ubicado bien al borde de la línea de juego. Sigue con atención cada movimiento, cada jugada, cada oportunidad de gol. A pesar de todo lo que los demás le dicen, ella hace el sacrificio y se queda, convencida de su misión. Hasta que un repentino tiro libre le confirma que tanto esfuerzo vale la pena. Francisco se eleva por encima del resto, y empujando levemente la pelota con su cabeza, inaugura el marcador. Ella suspira o rezonga, piensa que ese momento es único, y mira alrededor para estar segura que nadie la ha visto. Francisco, al igual que los otros jugadores, son un poco más grande que Andrea. Por eso quiere crecer. Está convencida que si pudiese entrar en el juego, todas esas pelotas que chocan contra la red quedarían en sus manos audaces.

Anuncios

Un pensamiento en “VERANOS III”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s