LA BALA OXIDADA

Estos días de ayuno. El embrujo del auto que no arranca. El otoño impúdico en la plaza. La fibromialgia de las mañanas. La enfermedad sin fiebre. Las tostadas recién hechas. Los viajes postergados. Las mudanzas programadas. La pereza de las agujas del reloj. Los lugares de la casa. El zapping infinito. La radio en mala sintonía. La cobardía del celular apagado. Las caminatas sin destino. Un doctor que sabe lo que dice. Análisis de sangre que dan bien. Ejercicios para estirar los músculos. Pastillas de todos los colores y tamaños. Unas ganas de llorar que se embotellan en el pecho. Canciones de Ricardo Montaner que parecen buenas. Duchas de agua hirviendo. Un blog descuidado. Lejos de la prisa. Los nervios pelados. Toca discos de la nostalgia. Amigos de antes que ya no me conocen. Espejos al pasado. Ventanas al presente. Túneles al futuro. El recuerdo de una autopista colmada. La energía fluctuante. Los vecinos recién llegados. Todos los que aún no se fueron de vacaciones. Deportistas profesionales. Fotos viejas que se mezclan con las nuevas. La computadora más lenta que nunca. La campana de la iglesia cada hora. Personas que se casan y hacen fiestas. Tías que se tiñen el pelo. Abuelas que se quiebran las muñecas. Sesión de ultrasonido a las cuatro de la tarde. Una inmobiliaria sin ofertas. Decisiones que viajan por Internet. Trabajo para mejorar la postura. La cuenta del banco que adelgaza. Comidas más sanas. Pasajes de ómnibus sobre la mesa. Intención de volver. Miedo a regresar. Silencio. A veces un llanto. Y la bala oxidada de tanto suicidio amagado.

Anuncios

6 comentarios en “LA BALA OXIDADA”

  1. dejala que se oxide nomas.
    qué lindo el día en que la miremos arriba de una mesa, sin funcion ni destino, y sepamos que es hora de tirarla a la basura.
    cuidate, querete, ojito.
    beso

  2. Lei esa voràgine de estìmulos y me sentì totalmente identificada. “no hay ni mejor ni peor, si estas quieto o en movimiento, sufres el mismo dolor” ¿conoces ese tema de Enrique Bunbury? Se llama “Canto”. Lo asociè. Todos estamos en ese infiierno y a un pensamiento de distancia del paraíso.

    1. Gracias. Es increible la conexión, porque esto es tan íntimo que ni pensaba publicarlo. Y ahora te leo, y en lo que escribis, sigo encontrando explicaciones para mi estadoo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s