SUBJUNTIVA II

(cuando aparecen las palabras “entre comillas” los amantes implicados hacían un gesto típico alzando sus manos y agitaban al mismo tiempo los  dedos índice y mayor de ambas manos)

BEATRIZ: Te “cité” otra vez porque quiero que me “aclares” algo.
ROBERTO: Me lo “imaginé”.
BEATRIZ: ¿Qué quiere decir “me lo imaginé”?
ROBERTO: Pensé que ibas a pedirme más “explicaciones” sobre alguna “cosa”.
BEATRIZ: No Roberto, yo no pido “más” explicaciones. Simplemente quiero las “cosas claras”.
ROBERTO: Las cosas ya están “claras”. Si vos las querés “más claras”, entonces necesitás “más explicaciones”
BEATRIZ: No me hagas este “jueguito” con el “adverbio de cantidad” porque me saca.
ROBERTO: Pero en el fondo es una cuestión de “cantidad”.
BEATRIZ: ¿A vos te parece? Yo necesito “claridad”, y tengo derecho a tantas “explicaciones” como me hagan falta.
ROBERTO: Pero las “cosas” no tienen “infinitas explicaciones”, en un momento se agotan.
BEATRIZ: Para mí no se “agotaron” todavía. Por eso, las “cosas” no están “claras”.
ROBERTO: No están “claras” porque son “explicaciones” que no te sirven.
BEATRIZ: No me “alcanzan”.
ROBERTO: No te “sirven”.
BEATRIZ: No te empeñes en llevar la discusión al plano “cualitativo”. Este es un problema “cuantitativo”. Vos no “explicas” lo suficiente, por eso nunca nada queda “claro”.
ROBERTO: Si me “volvés” a preguntar te voy a “repetir” siempre lo mismo.
BEATRIZ: No, cada vez que “decís lo mismo” yo le encuentro algo “nuevo”, entonces “no es lo mismo”.
ROBERTO: Pero yo lo digo “siempre igual”.
BEATRIZ: Pero yo lo escucho “siempre distinto”. Y necesito escucharlo todas las veces que haga falta hasta “entenderlo”.
ROBERTO: No lo “entendés” porque no te “conviene”.
BEATRIZ: Si me “conviene”, me “conviene” que esté “claro”.
ROBERTO: ¿Cuál es tu “ideal” de “claridad”?
BEATRIZ: Yo quiero “saber” ¿por qué?
ROBERTO: “Por qué” ¿qué?
BEATRIZ: ¿Por qué me “dejaste”?
ROBERTO: Beatriz yo no te “dejé”, se acabó el “amor”.
BEATRIZ: Eso no es una “explicación”.
ROBERTO: No sólo es “una explicación”. Es la “única” Beatriz.
BEATRIZ: Pero Roberto, el “amor” no se acaba, el “amor” es “infinito”, como “el lenguaje”.
ROBERTO: El “lenguaje” es un “invento”, como el “amor”.
BEATRIZ: “Dame” “otra” “explicación”.
ROBERTO: No hay más “explicaciones”.
BEATRIZ: Vez! Te salió “otra”.
ROBERTO: No te quiero “herir”.
BEATRIZ: Esa es “otra”.
ROBERTO: Estás “delirando”.
BEATRIZ: Esa es “otra”.
ROBERTO: Me cansaste.
BEATRIZ: Esa “es” otra…

Anuncios

2 comentarios en “SUBJUNTIVA II”

  1. Es como si lo estuviera gritando en este momento, Se claro!! ah, pero en este caso la claridad no tiene nada que ver…el derrumbe de ensoñaciones y posibilidades me ensordecen y no puedo escucharte decir lo que no quiero oir, porque no me sirve…
    Genial Diego! Me encanta! Segui así! un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s