TUVE

Tuve. Una gomera y gorriones sangrando a mis pies. Si, tuve. Y quizá no supe contar cuánto. Pero tuve. Pantalones de color verde y el mismo par  de zapatillas para toda ocasión. Y fue mucho lo que tuve. Un colegio a la vuelta de la esquina, y la vida tranquila de un pueblo asfixiante. Tuve  demasiado. Y también tuve. Que trabajar porque no alcanzaba nada. Que dejar de merendar porque no había todo. Que llorar a oscuras. Pero tuve.  Una caña y anzuelos oxidados frente a un arroyo que hervía de castores. Y un cielo que se ponía rojo a las siete. Eso tuve. Todas las tardes de mi  infancia. Por suerte tuve. Adolescencia como cualquiera. Primera vez demorada. Fútbol de potrero. Y una casa con patio y arenero. Tuve casi por  descarte. Pero tuve. Cumpleaños felices y guirnaldas de papel de diario. Tuve poco. Tuve mucho. Amigos que no querían venir, y otros que se  quedaban a vivir. Tuve. Que compartir la única manta con flecos de lana. Desconocidos que estaban de paso. Tuve sin opción. Una maestra que  faltaba siempre. Y tuve más. Miedo a los hombres que se pintan de payasos. Filo de uñas contra el pizarrón. Porque tuve y no me arrepiento.  Bicicletas de poca velocidad. Enteros veranos al sol sin ver el mar. Y eran tantos. Tuve. Relojes para medir el tiempo. Libros de la biblioteca  apilados en mi estante preferido. Tuve con ganas. Y siempre tuve. Miedo y tristeza. Pero tuve un poco más. Alegría y sinceridad. Una canción  favorita que nunca volví a escuchar. Tuve. Y quizá no supe contar cuánto.

Anuncios

6 pensamientos en “TUVE”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s