SUNSET

No se si era el atardecer o la resaca pegada en las uñas; tal vez de verdad ella era rubia. Al despertar, Las Vegas huele a pólvora. Y no importa la hora: los apostadores dormían su siesta profunda sobre el paño verde, y yo todavía guardaba en el fondo del bolsillo mi sueño intacto. Marlene desplegó el sigilo de rubia entrenada y en pocos minutos mis billetes fueron monedas sin consuelo. Hubo sólo dos caricias. Cataratas de licor importado. Y un beso rojo sobre la pantalla. No se si son fantasías o recuerdos las imágenes agitadas que me quedaron en la memoria de una polaroid antigua. Ella se quita el vestido; o tal vez soy yo. Quizá ella me presta su vestido. Y después entran otros señores. O tal vez es ella que va y viene. Siento la alfombra humedecer. La cama flota. Un río blanco cruza la habitación. Nunca vi tantas luces de colores desde la ventana. Y nunca estuvieron tan lejos. Extiendo el brazo para marcar el número que ella dejó escrito en la pantalla del televisor. Y no hay conexión. Es un error. Es un engaño. Pero es un error. Los que no duermen nunca no despiertan jamás, pienso entre desvaríos que son sueños. Ahora que la noche y el día son una especie de pasado, sólo el atardecer es real.

Anuncios

Un comentario en “SUNSET”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s