IDEAS

Me pedí un licuado de bananas y abrí Clarín Espectáculos. A la segunda hoja me detuve en un titular mediocre: “Graciela Borges prepara nueva película”. Leí bajada, copete y epígrafe y no entendí nada. Pensé en los pobres periodistas que ganan menos de lo que dejan. Pero seguí con la nota. Y párrafo a párrafo me fui indignando. El guión de la película se parecía mucho a una idea que había tenido y desarrollado cuando fui estudiante de cine. Casi sobre el cierre de la nota, en negritas y sin anestesia, estaba el nombre del autor: mi profesor de guión. Ese que se hacía el confianzudo, me dedicaba tiempo extra fuera de clases, y me pedía copia por email de cada línea que escribía. Y yo que pensé que era puto.

Me afanaron dos veces esa tarde. La segunda fue con el licuado. A lo mejor perdí noción del tiempo y el espacio pero ¿35 pesos? Tenía dos tareas impostergables: a) confirmar que esa idea al menos había sido registrada en lo de los muchachos de la propiedad intelectual, y b) chequear el precio del kilo de bananas en alguna verdulería.

He recibido no pocos pedidos para revelar en este momento el nombre del maldito plagiador. Pero no voy a hacerlo. Del mismo modo que tampoco diré el nombre del bar y/o barrio donde consumí semejante asalto a la carta.

Bananas, el kilo, según la zona, va entre los 6 y los 11 pesos. Por kilo entran cinco o seis bananas. Con esa cantidad más la leche te podés hacer algo así como dos litros de licuado. En fin, hecho en casa el mismo vaso me costaba alrededor de $ 3. Pero, hace mucho que aprendimos que costo y valor no son lo mismo. Si me quedaba en casa nunca me enteraba lo de la película de la Borges, porque yo esas cosas no tengo en casa. Le digo cosa a Clarín Espectáculos. Con lo cual creo que salí ganando.

O al menos eso pensaba cuando todavía tenía abierto el grifo de una esperanza gris llamada AMPI (Asociación de Muchachos de la Propiedad Intelectual). Buen dííííííía, me recibió sonriendo una rubia de años y años acumulados en la lengua. No me acuerdo si hace muchos años registré una obra o no, como se puede averiguar, le expliqué. Dejando de lado la sonrisa inicial y comiéndome con los ojos, preguntó, ¿tipo de obra? Escrito, le dije. Escritos hay muchos, ¿de qué se trata? un cuento, una canción, una poesía, una obra de teatro. No no no, la corté rápido para no hacerle perder más tiempo. Se trata de una idea, murmuré casi sobre su carcajada hiriente. Se dio media vuelta para atrás y mirando muy suelta a otra rubia muy parecida a ella, lanzó la maldita frase: Normita, vamos a tener que abrir el Departamento de Ideas nomás.

Anuncios

Un comentario en “IDEAS”

  1. Mis ideas a veces me dan dolor de cabeza, no creo que nadie haga nada con ellas. Pero con las tuyas seguro que algo bueno (por lo que te he leido, las que no has escrito no cuentan)
    por aquí plagian a Borges poniendo algo así como reloaded y se quedan tan panchos diciendo que lo versionan, es como si colorearan el Guernica y dijeran que es un cuadro nuevo.
    En fin que espero que la película sea un éxito (para tu autoestima) y un fracaso (para el plagiador) ya ves que no me aclaro con mis ideas.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s