ALEGRIA

Sólo porque estoy a punto de irme, y los dos sabemos que será definitivo, absoluto y determinante como casi nunca nos atrevimos a imaginar; sólo porque estamos a segundos de vernos por última vez, aunque todavía no sepa de donde sacar la fuerza para cerrar la puerta; por eso, y porque después de tanto tiempo suturado por una memoria de cosas hermosas no quisiera mañana o pasado despertarme con alguna duda que me obligue a volver o tal vez llamarte agazapado una madrugada; por todo eso, y porque necesitamos que este momento pase rápido para que no nos alcancen las esquirlas; sólo porque la casa es un desorden de libros repartidos y valijas con dos destinos diferentes; y también porque ahora que deshicimos el contrato de alquiler estamos más aliviados, amparados en la decisión que nos llevó a romper con el último compromiso que teníamos en los papeles; por todo eso, y porque ya no hay nada que podamos decir para modificar el rumbo que las cosas han tomado, porque estamos tan dispuesto a soportar el dolor de dejarnos como a asumir el desafío de volver a ser uno; por eso, y porque no tenemos ni odios ni rencores ni reproches, sino simplemente la cara gastada de tanto ir contra el viento; y porque me parece justo que después de haber ido tan lejos podamos fabricarnos un último recuerdo con la franqueza de los que se han confiado la vida; pero también porque esta terrible escena no deja de ser una oportunidad fantástica para seguir probándonos que si de a ratos conocimos la felicidad fue gracias a nuestra audacia; y porque no me resisto a contar como fracaso esta historia de ilusos que supieron tener un sueño común; sólo por eso, y porque siento la ardiente responsabilidad de haber sido quien empezó a desajustar las tuercas que sostenían la estructura de nuestro proyecto; y también porque no quiero vivir con el miedo de ser incapaz de volver a empezar con otros nombres; por todo eso, antes de decirte simplemente chau, sin ni siquiera acercarme a darte un beso o un abrazo, me gustaría saber si cada vez que recuerdes alguno de todos los buenos y malos episodios que tuvimos durante estos días, cada vez que un simple haz de pasado te atraviese en forma de sensación, fragmento de película, página de un libro, nombre de un perro, sabor de una comida, atardecer en el mar, o avenida de la ciudad, en fin… me gustaría saber si que cada vez que me recuerdes, será con alegría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s