LOS PERROS

Que los perros no coman esta noche. Que se mueran de hambre. Que ladren, que griten, que no dejen dormir a los vecinos. Que los perros sepan que estamos cansados. Que se arrebaten una y otra vez contra las puertas. Que desesperen, que renieguen de nosotros, que cultiven el deseo de vivir en otras casas y tener otros amos. Que se afilen la pezuñas contra el pasto. Que sufran de insomnio. Que los perros entiendan que no tenemos más ganas. Que se miren a los ojos y se desconozcan. Que se pregunten cosas en voz alta. Que se pierdan en el jardín y los bañe el rocío helado. Que tiemblen de frío y no encuentren cobijo. Que los perros dejen de adivinar nuestro futuro. Que se revelen y se organicen. Que fracasen y rompan todo lo que encuentren. Que se muerdan con rabia hasta echar espuma por la boca. Que se ignoren y se mientan. Que los perros vean que ya no nos tocamos como antes. Que se desanimen. Que lloren por los rincones y enmudezcan de tristeza. Que hagan papel picado con todas las fotos y desorganicen la ropa. Que nos contagien las pulgas y no pare de picar la piel. Que los perros se arrepientan de todos los años que pasamos juntos. Que nos reprochen la educación que les dimos. Que nos enseñen las heridas que nunca vimos. Que nos olviden súbitamente. Que nos ataquen como a extraños desconocidos. Que los perros descubran todo lo que ya no habitamos. Pero sobre todo, que no coman esta noche.      

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s