TECNO

¿De qué se trata la vida, Julián? No la vida en general, abstracta y absurda. Yo te pregunto por la vida de ahora, la que va desde anoche hasta pasado mañana a la tardecita. Esa perra hambrienta que montada sobre un ingobernable flujo sanguíneo te impulsa a renunciar, y al rato, ya te obliga a permanecer. Me refiero a esa que te va sacudiendo tiernamente, y te hace rebotar contra cosas obvias y te encandila de deseo, y te pone billetes de dos pesos en todos los bolsillos. ¿De qué se trata, para vos, la vida que nos está pasando y haciendo ahora mismo, mientras tomo este café amargo y pienso que la perdí para siempre; y siempre no deja de parecerme un momento nada más?

Pensalo, mientras te digo. Para mi Julián, la vida de ahora, la de ayer, esta tarde y mañana temprano cuando no quieras ir a trabajar, esta vida, se trata de cuan creativos seamos para usar las tecnologías con el cruel afán de evitar la tristeza. El problema es que estamos irremediablemente tristes, y muy adentro, tal vez tan adentro que ya es adn congénito, o cromosoma irreverente, o plástico del talón que se nos derrite en la arena hirviendo; ahí adentro, lo sabemos fatalmente. Y con la resignación del que ha conocido un límite, o un fondo, o una esquina, nos volcamos a las tecnologías.

A todas por igual y sin escalas o distinción. Las tecnologías de encender el fuego, las de fabricar el frío, las de preparar alimentos y las de transportarnos. Pero sobre todo, las tecnologías de matarnos sin querer.

Para eludir la tristeza, o invadirla salvajemente con una pulsión más brutal, nos hemos volcado a esas tecnologías que te meten en un tubo de aire sintético, y mientras te estrangulan el corazón le dan oxígeno a tus pulmones para que en algún lugar inesperado algo reviente y entonces, sin capacidad para suturar ni el más mínimo rasguño, toda la mugre con la que antes bailábamos felices, se vuelque sobre nuestra humanidad encandilada por la fibra óptica, y todos los miedos brillen al fin sin rencor ni utopía.

¿No es algo así de tecno, la vida, esta vida sin luminarias que tenemos ahora, Julián? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s