PIXEL

Ni tu espalda.

Ni tus manos.

Ni los peces de color

que hacés con chapitas.

 

Ni tu sombra.

Ni tu baile.

Ni las canciones modernas

que ponés una y otra vez.

 

Ni tus piernas.

Ni tus brazos.

Ni las delicadas tostadas

que untás con paciencia.

 

De vos, no quiero nada.

 

Ni siquiera

una foto de tu risa,

y eso que tu risa

es como la revolución.

 

Pero no.

Me conformo sólo

con un pixel.

 

Un pixel del lunar

que tenés justo encima

de tu comisura izquierda.

 

Un pixel de ese lunar,

ese lunar que es

como aprender a hablar

en otro idioma.

 

Un pixel nada más.

 

¿de que estará hecho

este deseo tan dispuesto

a respirar en el fragmento

a sobrevivir con lo borroso?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s